Una de las enfermedades que más víctimas cobra alrededor del mundo, es sin duda el cáncer; un padecimiento que de no ser detectado a tiempo, tiene un índice de mortalidad bastante elevado. Lamentablemente, esta enfermedad puede desarrollarse por una gran variedad de factores ambientales, agentes químicos y principalmente por llevar una pésima dieta que a largo plazo provoque degeneración en ciertas partes del organismo.

Debido a los altos índices de mortandad, se han realizado gran variedad de estudios médicos, gracias a ellos se han podido identificar muchos alimentos y sustancias químicas capaces de aumentar el riesgo de desarrollar cáncer. Entre dichos resultados, hoy destacaremos el riesgo que representa el consumo prolongado de las papas fritas y en especial, aquellas que contengan la sustancia química llamada «Acrilamida«.

Esto se ha dado a conocer gracias a estudios realizados por la Environmental Law Foundation, quien se dio a la tarea de analizar diferentes marcas y productos distribuidores de papas fritas, concluyendo que cada producto sometido a las pruebas supero al menos por 39 veces el límite legal de Acrilamida. Tan sorprendentes fueron los números, que en algunos casos las papas fritas lograron alcanzar cifras que representaban 900 veces el límite permitido de esta sustancia tan tóxica para el ser humano.

Pero usted se preguntará, de donde proviene este componente tan nocivo y porque está contenido en las papas fritas comerciales. Lamentablemente, la Acrilamida es un compuesto orgánico que se produce cuando algunos alimentos son calentados o procesados a altas temperaturas, especialmente aquellos alimentos que contienen almidón.

La Acrilamida consumida en forma regular o prolongada puede producir algunas variedades de cáncer, problemas de fertilidad en los hombres, mal formaciones en recién nacidos, problemas de degeneración en el zonas del cerebro, entre otros. Lamentablemente al ser una sustancia que se produce de forma inherente durante el proceso de manufactura de este tipo de comida chatarra, las papas fritas se pueden clasificar como un alimento potencialmente peligroso y dañino para el organismo.

pringles

En conclusión, es altamente recomendable eliminar por completo el consumo de papas fritas, principalmente en los más pequeños de la familia, quienes son capaces de desarrollar adicción por este tipo de comida chatarra.

Si te ha gustado la información, te agradeceré que compartas el artículo en redes sociales; y califiques con 5 estrellas por favor.


Artículos que pueden interesarte


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here